Translate / Traducir

17 de noviembre de 2012

Mantenimiento del actuador de embrague Smart

Mantenimiento del actuador de embrague Smart

Hola smarteros! Como muchos de vosotros ya sabréis, nuestro Smart, en sus versiones automáticas ó semiautomáticas, dispone de un sistema de cambio de marchas manual robotizado (no el clásico cambio automático con convertidor de par), cuyo embrague es manejado por un pequeño dispositivo electromecánico, acoplado al embrague, y que está expuesto a las inclemencias del tiempo. Cuando nuestro vehículo es nuevo, al tratarse de un sistema estanco, no requiere otro mantenimiento que el periódico reglaje del punto de roce del embrague, para lo cual es necesario la famosa máquina de diagnosis específica de Smart.

Con el paso de los años, el fuelle de goma que mantiene la estanqueidad del sistema, pierde sus propiedades y posibilita la entrada de polvo y ocasionalmente agua al interior del sistema, contaminando la grasa que lubrica al mismo.

En ocasiones un fallo del sistema nos obliga a revisarlo, pero es más conveniente realizar un mantenimiento preventivo que evitará averías y prolongará la vida útil del dispositivo.

Para los que ya han realizado en alguna ocasión este trabajo, no hace falta indicar la ubicación del actuador de embraque. Para el resto, tampoco tendréis dificultad en localizarlo, por debajo del vehículo a la izquierda de la campana de embrague. Está fijado por tres tornillos torx, y conectado por una ficha de 6 cables.

Este es el dispositivo:
Antes de quitarlo, es recomendable marcar su posición para alterar lo menos posible el calibrado del punto de roce del embrague, aunque siempre será mejor volver a calibrar con la máquina de diagnosis de Smart.

Una vez retirado realizaremos una limpieza a fondo con desengrasante, ó agua y un buen detergente, para evitar entrada de polvo o contaminantes a su interior.

¿Qué actuaciones podemos realizar en el actuador de embrague?

La más rápida y simple, consiste en rebatir el fuelle o guardapolvos, sin quitar el actuador de su sitio, y lubricar el interior del sistema con grasa de litio blanca en spray, utilizando la cánula para llegar a zonas profundas. Como el engranaje es de material plástico, no nos sirve cualquier grasa. Siempre usaremos grasa de litio blanca, para no deteriorar el material sintético del que está hecho.

Algunas grasas blancas tienen agua en su composición, por lo que solo son válidas para mecanismos exteriores no estancos, que permitan la evaporación de la misma. Para el actuador de embrague, que es un mecanismo estanco, es recomendable alguna marca sin componente acuoso como la grasa de litio blanca 3 en Uno.

Si hemos retirado el actuador, podremos lubricar con más comodidad retirando el fuelle, y separando el motor del actuador, del cuerpo del mismo. Para esto solo necesitaremos quitar 2 tornillos con destornillador tipo torx.

Una vez separado el motor eléctrico nos encontraremos el engranaje plástico que deberemos lubricar con grasa blanca.
No intentéis manipular el engranaje, ya que el sistema tiene un muelle a tensión, que podría causar lesiones si uno intenta mover el engranaje con la mano, o un dedo. Solo lubricaremos con la cánula.


Con ésto terminaríamos el mantenimiento básico del actuador.

En mi caso, encontré el sistema totalmente inundado de agua, que había penetrado en el motor, por lo que procedí a desmontarlo con mucho cuidado para secarlo y lubricar el cojinete de bronce posterior, ya que en el extremo del colector, el eje tiene un rodamiento a bolas blindado.
Si sólo queremos lubricar el buje de bronce posterior, disponemos de un tapón de goma que nos permite lubricar con una buena grasa este buje sin necesidad de desarmar el motor.

Para desarmar el motor debemos abrir dos pestañas, y retirar la carcasa del mismo. Nos encontraremos con esto:


¿Que actuaciones podemos llevar a cabo en este punto?

No es mucho lo que podemos hacer, pero es interesante comprobar el desgaste de las escobillas, limpiar con un pincel suave el bobinado, limpiar colector y portaescobillas con aire a presión, y poco más, porque aunque comprobemos desgaste en las escobillas, no son cambiables. Solo podríamos cambiarlas si logramos sacar el rodamiento que va clavado al eje, para retirar el portaescobillas y poder cambiarlas.

Si entendemos algo de bobinados, podemos comprobar con un téster que los bobinados no estén en cortocircuito, ni tengan derivación al eje y cuerpo metálico del rotor.

Llegados a este punto, sólo nos queda montar motor, asegurar la estanqueidad entre motor y cuerpo del actuador comprobando el estado de la junta tórica (cambiar si fuera necesario).
Cuando vayamos a montar el fuelle o guardapolvos, comprobar que no tenga holgura en su unión al eje, ni en su acople al cuerpo del actuador. Podemos comprobar una vez armado el dispositivo tirando del eje del actuador para extender y comprimir el fuelle manualmente (desencajamos la rótula tirando con poca fuerza), y verificando que el fuelle no aspira ni sopla aire al estirarlo ó comprimirlo.

En mi caso, no solo entraba aire, sino también agua, provocando fallos en el embrague, con las clásicas y temidas tres rayas horizontales en el cuadro de mandos.
Yo coloqué una brida de plástico en la unión al cuerpo del actuador, y rellené parcialmente la ranura del eje con masilla de poliuretano para evitar la holgura entre éste eje y el fuelle. Desde esta reparación, el sistema no ha dado más fallos, y no será porque no ha llovido....

Solo nos queda montar el dispositivo en el vehículo, en la misma posición que hemos marcado, y si queremos un reglaje más exacto, acudiremos al reglaje con la maquina de diagnosis Smart.

Bueno amigos, espero que este tutorial os sea de utilidad. Un saludo y hasta la próxima...