Translate / Traducir

21 de febrero de 2015

En el corazón del actuador de embrague Smart

 Hola Smarteros!!!

Hoy os traigo un tutorial interesante para los usuarios de Smart Fortwo y Roadster.

Todos los usuarios de Smart hemos oído hablar del actuador de embrague, su mantenimiento, regulación manual y regulación fina con la máquina de diagnosis específica de la marca (Star C3, Star C4).

Pero ¿qué esconde el interior del actuador de embrague?

Para empezar debo decir que la apertura de la caja del engranaje del actuador de embrague no es una operación de mantenimiento habitual, sino que lo hice para comprobar los daños internos que presentaba un actuador tras 112000 kms de uso, y algunas modificaciones realizadas sobre el motor eléctrico del mismo; sin olvidar el tiempo que estuvo trabajando con agua en su interior por una mala elección de la grasa de litio en espuma, que al deshacerse liberaba agua en el sistema.

También debo advertir que aunque el vástago esté en extensión máxima, el resorte de compensación está comprimido y al manipularlo puede salir despedido con fuerza y causarnos daño si nos impacta en la cara, por lo que debemos trabajar con gafas de protección y cubrir el sistema con un paño al retirar el resorte para evitar que se escape y salte con violencia.

Pasemos a la parte práctica:

Para abrir el actuador debemos romper los remaches con una piedra esmeril, radial, ú otra herramienta al uso. Todos los remaches son de aluminio, excepto el vástago sobre el que pivota el engranaje que es de acero.

Tras abrir el actuador encontramos un engranaje plástico, dos resortes, un sistema de anclaje y guía del resorte mayor y un dispositivo plástico acoplado al resorte menor. 





El mayor es el  resorte de compensación que ayuda al vástago para vencer la fuerza del plato de presión del embrague, o sea que ejerce la misma fuerza que el plato de presión de embrague pero en sentido opuesto. Si esto no fuera así, el motorcillo eléctrico no sería capaz de vencer la fuerza del embrague, ni el engranaje plástico soportaría dicha fuerza, ya que es bastante débil en su construcción. Cuando el vástago se encuentra retraído, el resorte de compensación se encuentra comprimido pero no ejerce fuerza sobre el vástago ya que por su disposición la fuerza se dirige hacia el eje sobre el que pivota el engranaje.

El resorte pequeño forma parte de un sistema de freno para que el engranaje no se detenga de forma brusca y evitar que el engranaje sinfín del motor eléctrico rompa los dientes del mismo.
No hay nada más en su interior. Un sistema sencillo pero eficaz para cumplir su cometido.

Un problema importante es la falta de estanqueidad por deterioro del fuelle de goma del vástago que que con el tiempo permite la entrada de polvo y agua al sistema provocando el deterioro del lubricante con mal funcionamiento del actuador de embrague, desgaste y posterior avería del mismo.

Al abrir el actuador me encontré bastante suciedad contaminando el lubricante, por lo que la grasa blanca de litio se había convertido en una pasta negra, espesa, adherente, que había perdido sus propiedades lubricantes. Algunos dientes del engranaje plástico presentaban bastante desgaste con pérdida de trozos de material. Aquí podemos observar el estado del actuador al abrirlo:



Este es el resultado tras desmontar todos los componentes del sistema:







Tras limpiar y desengrasar todas las piezas, reemplacé el engranaje por uno en buen estado que quité a un actuador de segunda mano, lubriqué el sistema con grasa de litio blanca marca 3-EN-UNO, que es fluida pero adherente, no libera agua al utilizarlo en sistemas estancos como otras marcas que he probado, no ataca al material plástico del engranaje y tras uso continuado se mantiene en las superficies que necesitan lubricación. (Quedo a la espera de agradecimiento de la marca 3-EN-UNO por la publicidad gratuita....)



Antes de montar el sistema debemos preparar la caja del actuador para poder cerrarlo y garantizar que sigue siendo hermético. Yo realicé 4 orificios en los sitios correspondientes a los remaches, rosqué con machos de 4 y 5 mm y compré tornillos de acero inoxidable con el diámetro y paso de los machos. También hice un pequeño taladro roscado de 3 mm de diámetro para cerrar la tapa próximo al perno donde pivota el engranaje, ya que esta zona se deformó un poco al hacer palanca para retirar la tapa.





Tras montar y lubricar todos los componentes el aspecto había mejorado:







Ahora era necesario cerrar de forma hermética el sistema, por lo que apliqué un cordón de sustituto de juntas antes de colocar la tapa y apretar los tornillos. Yo coloque fijador de roscas para evitar que se aflojen.






No debemos olvidar que tras años de uso el fuelle del vástago no sella herméticamente sobre el mismo ni sobre su asiento en la caja del actuador, por lo que debemos solucionar este problema.

A nivel del vástago, podemos rellenar el sitio donde se fija el cuello del fuelle con un poco del sustituto de juntas para que al montar el mismo apriete contra el vástago y no quede holgura que permita la entrada de agua y polvo (debemos recordar que es un fuelle y al estirarse crea presión negativa en el interior del actuador que aspira aire y agua en cada movimiento si no está estanco). La estanqueidad en la unión de la base del fuelle y la caja del actuador la aseguramos de forma fácil con una brida plástica que la podemos comprar en cualquier tienda de brico, y si la queremos más barata en cualquier bazar oriental.

Sólo nos queda montar el actuador, regularlo con la maquina "Star" si disponemos de éste dispositivo, ó ajustarlo manualmente hasta acudir a un mecánico que nos regule electrónicamente el sistema, y a disfrutar de un funcionamiento suave y preciso de nuestro cambio robotizado. 

Espero que os haya gustado el tutorial, y el que se anime que tenga cuidado al desarmar el dispositivo y extreme las medidas de protección. 

Un saludo y hasta la próxima!!!!!