Translate / Traducir

22 de marzo de 2014

Cambio de rodamiento delantero Smart Fortwo 450




Hola smarteros!!!

Para no perder la costumbre, os propongo una reparación fácil para el aficionado pero muy importante en términos de comodidad de marcha: la sustitución de los rodamientos delanteros del Smart Fortwo.

Los rodamientos son elementos expuestos a un uso intensivo, y contrariamente a los que se supone, necesitan engrase periódico, que normalmente no se puede hacer, principalmente porque la mayoría de los rodamientos actuales son sellados y no disponen del antiguo alemite que permitía el engrase de rodamientos y rótulas. En otros casos no disponen de sellos, pero no son de fácil acceso, por lo que nos acordaremos de los mismos cuando empiecen a dar síntomas de desgaste. 

Los síntomas que presentaran los rodamientos en mal estado son: ruidos que variarán en función de la velocidad de giro de las ruedas, y holguras por desgaste. Cuando el defecto es avanzado, el ruido proveniente de los mismos harán muy incómodas las travesías, por lo que la sustitución de los mismos se hará inevitable. 




Lo primero que debemos hacer es intentar averiguar cual de las ruedas es la que origina el molesto ronroneo, característico de los rodamientos en mal estado. Ésto no es una tarea fácil; necesitaremos agudizar el oído y a veces contar con la ayuda de un acompañante que intentará localizar el origen del ruido mientras nosotros conducimos. Otra opción mucho más onerosa es la sustitución de todos los rodamientos, ó cambiar sólo los de un eje si estamos seguros que el ruido proviene del eje delantero ó trasero del coche.

Como siempre aconsejo, lo primero será asegurarnos de tener las herramientas necesarias para la reparación, y disponer de elementos de seguridad para no exponernos a riesgos innecesarios.

Una vez preparado el material, elevamos la parte delantera del vehículo y lo montamos en borriquetas, para trabajar con tranquilidad.




Primero retiramos la rueda. Posteriormente debemos retirar pinza de frenos y el soporte de la misma porque de lo contrario no podremos sacar el disco de frenos. Para retirar la pinza de frenos necesitamos una llave de vaso pentagonal, tema ya comentado en un tutorial anterior dedicado a este tema. Para retirar el soporte de la pinza debemos usar una llave de vaso torx E 18, para poder quitar los dos tornillos de fijación del mismo.





Una vez retirada la pinza de frenos y su soporte, sacaremos un pequeño tornillo torx que fija el disco de frenos al cubo. 



Llegados a este punto, toca sacar el cubo de la rueda y el rodamiento que va insertado en su interior. Para esto retiramos la tapa metálica del cubo, que esconde el tornillo torx que fija el cubo al sistema de suspensión. La tapa metálica suele ser difícil de retirar, y como la sacaremos golpeándola con un destornillador y una maza, normalmente quedará bastante dañada, por lo que el rodamiento nuevo viene normalmente con una tapa de recambio. Para retirarla deberemos separarla del cubo golpeándola lateralmente con un destornillador y una maza, lo que nos permitirá cogerla con una pinza y tirar de la misma para sacarla de su alojamiento. Esta tapa cumple la importante función de evitar la entrada de agua e impurezas al nuevo rodamiento. 




Retiramos el tornillo central y el cubo de la rueda debería salir sin gran dificultad.



Si hemos llegado a este punto sin problemas, sólo nos queda montar el nuevo rodamiento, cuidando de no contaminarlo con impurezas.






Llegado el momento de apretar el tornillo torx que fija el rodamiento, es recomendable aplicar un fijador de tornillos anaeróbico y posteriormente apretar al par recomendado. Yo utilicé llave dinamométrica y apliqué 10 Nm de apriete.

Colocamos la nueva tapa metálica utilizando una maza de goma ó de nylon para evitar dañarla.

Ahora montamos disco de frenos, soporte y pinza de frenos, ajustamos la rueda al par recomendado y bajamos el coche de las borriquetas para dar una vuelta de prueba.




Si hemos hecho el trabajo correcto, habremos eliminado el molesto ronroneo provocado por los rodamientos en mal estado, con la satisfacción de haberlo hecho con nuestras propias manos.

Como veis no tiene ninguna dificultad. Lo más complicado y laborioso es retirar la tapa metálica que da acceso al tornillo del cubo de la rueda. Espero que os resulte fácil, y que sea de provecho para quien lo necesite.

En breve volveremos con más. ¡¡¡Un saludo y hasta el próximo "brico"!!!