Translate / Traducir

15 de febrero de 2015

Insonorizar Smart Fortwo 450


Hola amigos Smarteros!!

Todos los que tenemos un Smart Fortwo 450 hemos notado que la insonorización no es uno de los puntos fuertes de nuestro modelo. 

Hoy volvemos para hablar de los trabajos de insonorización que podemos llevar a cabo en nuestro Smart Fortwo, con el objetivo de reducir los ruidos que se perciben durante la marcha. 

Como bien sabemos, las pequeñas dimensiones de este modelo, hacen que los ocupantes se encuentren situados prácticamente encima del conjunto motor-transmisión y del tren de rodaje, lo que provoca que los ruidos provenientes del motor y del rodaje sean percibidos en exceso en el habitáculo del Smart, ocasionando fatiga e incomodidad en la marcha, principalmente en desplazamientos largos. Este déficit de insonorización es particularmente ostensible en las versiones 450 del Smart Fortwo, y han sido mejorados notablemente en los modelos más modernos. 
Afortunadamente no todo está perdido, aunque hay que decir que las medidas de insonorización son costosas y demandan tiempo y trabajo ya que en la mayoría de los casos requiere desmontar por completo el interior del habitáculo para revestirlo con materiales aislantes del sonido. 

Antes de iniciar el trabajo de insonorización debemos tratar de establecer el origen de los ruidos que percibimos como molestos, ya que algunas veces el origen del ruido es un rodamiento en mal estado y la solución es reemplazarlo por uno nuevo. En otros casos el ruido es provocado por los neumáticos debido a la composición, el ancho del mismo en las versiones más deportivas ó al dibujo de los mismos, lo que requerirá su reemplazo. Actualmente la normativa obliga al fabricante a especificar el nivel sonoro del neumático en la etiqueta del mismo, lo que permite disponer de este dato en el momento de la elección de los mismos. En otras ocasiones una unión de escape floja ocasiona un exceso de ruido en el interior del habitáculo, lo que requerirá su reapriete ó reemplazo para solucionar el problema. No está demás recordar los ruidos aerodinámicos, también presentes en este modelo.

Unas vez descartada una avería como el origen del ruido excesivo, debemos decidir el presupuesto que podemos ó queremos destinar a este trabajo, porque la elección de los materiales y la envergadura del trabajo dependerá mucho de este factor. Si lo que queremos es realizar un trabajo de insonorización básico con poca inversión, podemos realizar algunas mejoras que no requerirán una gran inversión y tampoco harán necesario desmontar todo el interior del habitáculo. 


Uno de los puntos importantes que debemos tratar son los espacios huecos de la carrocería que actúan como cajas de resonancia, amplificando y transmitiendo los ruidos al habitáculo. Dentro de las aletas traseras existen 2 grandes cavidades que están en intimo contacto con el motor, el sistema de admisión de aire, y el sistema de rodaje y transmiten los ruidos a través de la célula tridion hasta la cabeza de los ocupantes. Estos grandes huecos vienen ocupados parcialmente por una esponja de baja densidad que dificulta la transmisión aérea del sonido.  En este punto podemos trabajar intentando rellenar con espuma de alta densidad todo el espacio hueco que esté al alcance de nuestra mano, evitando la transmisión aérea del sonido; y por otra parte, al ocupar estos espacios con espuma aislante, evitaremos que éstos se conviertan en una caja de resonancia que amplifique los ruidos.

El material que necesitamos lo podemos adquirir en casas de bricolaje: paneles aislantes acústicos de poliuretano (Copopren), cuyo precio no excede los 20 euros la lámina de 1 x 2 metros y los 2 cms ó 4 cms de espesor. (En Bricomark ronda los 15 euros).



Si compramos el de 2 cms de espesor nos servirá también para tapizar el interior del embellecedor izquierdo del maletero que no trae ningún material aislante.

Al tratarse de un material tipo esponja, no podemos usarlo tal cual lo compramos para rellenar los huecos de las aletas traseras, porque aunque son espacios estancos, no están exentos de filtraciones de agua que impregnarían el material aislante. Si observamos el aislante que trae de fábrica, veremos que la esponja está encerrada en una bolsa plástica hermética. Del mismo modo tenemos que hacer nuestro aislante; haremos pequeños paquetes de esponja aislante con bolsas autocierre que podemos adquirir por pocos céntimos en algún bazar asiático cercano. Una vez cerrada la bolsa autocierre podemos sellarla con cinta adhesiva para mayor seguridad.




¿Por donde accedemos a los espacios huecos de las aletas? El único sitio posible es por las ópticas traseras, que se retiran sin dificultades con un par de tuercas plásticas.




Como muestra os dejo un par de fotos de los paquetes realizados con el material aislante, y los espacios huecos de las aletas traseras parcialmente ocupados por los mismos.







Otro sitio que podemos revestir con el aislante acústico es el interior del embellecedor izquierdo del maletero, que dispone de un espacio hueco que conviene rellenar para mejorar la insonorización. Aquí usaremos la espuma de 2 cm de espesor, a la que tendremos que recortar en los puntos de anclaje del panel, y rebajar su espesor en un relieve de la chapa que corresponde al soporte superior del amortiguador trasero. También os dejo una foto de este trabajo.




Si el presupuesto lo permite y es nuestra intención realizar un trabajo de envergadura, podemos utilizar un material aislante específico para este fin, que es bastante caro pero según los que lo utilizan es de lo mejor del mercado. Se trata de Dynamat. Además del precio del producto hay que tener en cuenta que el revestimiento interior del habitáculo requiere  desmontarlo por completo, y que este material aportará un peso extra a nuestro vehículo. En nuestro Smart podemos forrar todo el interior del maletero, incluyendo la tapa del motor, pues el aislante que trae es muy delgado, confiándose todo el aislamiento al fieltro que tapiza el interior del maletero. Existen otros materiales más económicos de la marca Danosa, que también se usan en la insonorización de vehículos. Todo depende de lo que busquemos y de lo que deseemos invertir en esta tarea.   

Yo he optado por un trabajo de insonorización básico, con una inversión mínima y un resultado aceptable, aunque en mi caso también he forrado los interiores de los pasaruedas traseros con una lámina de espuma de goma obtenida de coquillas aislantes de grandes dimensiones, que se consiguen en comercios de bricolaje a un precio accesible. Para este trabajo he utilizado adhesivo de contacto de neopreno. Os dejo un par de fotos de la tarea.

El material utilizado: coquilla aislante de tubos de aire y agua caliente.



Pasaruedas revestido para amortiguar los ruidos de rodadura del vehículo:




Costo total de los materiales: 20 euros.
Resultados: Mayor confort acústico principalmente en trayectos de autovía a velocidades altas.
Contras: reducción del sonido de la válvula de descarga en las versiones que la montan, que tanto nos gusta oir. No podemos tenerlo todo!!!


Bueno amigos!! Espero que os guste el tutorial, y sea útil a quien quiera mejorar un poco el confort de marcha de su Fortwo.

En breve volveremos con más...